Si a las 12 de la noche te mueres de sueño, ¿por qué te empeñas en mantenerte despierto hasta las dos con la absurda idea de que en ese tiempo adelantarás algo en el trabajo pendiente?

Lo único que adelantas es la hora de la siesta de mañana.

Lo escribió Arkanus a las 2:08 a. m. |

Puedo presumir de que yo ya leía a Carlos Ruiz Zafón cuando no era nadie. Antes de que el éxito (bien merecido aunque a mi parecer desmedido) de La Sombra del Viento lo encumbrara al Olimpo de los grandes. También escuché la maqueta de "La raja de tu falda" en Radio3, a comienzos del otoño del 99, cuando los Estopa eran un par de currelas desconocidos que se iban a lanzar a la aventura de su primer disco. Pero eso es otra historia.

Allá en mi adolescencia, decía, fui devorador de literatura juvenil. No puedo vanagloriarme, como un Juan Manuel de Prada, de haber leído a los clásicos antes de obtener el graduado escolar (salvo que se cuente a Julio Verne y Alejandro Dumas entre los clásicos). Pero sí de haberme embaulado para entonces unos cuantos miles de páginas en negro sobre blanco gracias a las bibliotecas familiar, municipal y escolar (en mi colegio debía ser de los pocos que sabían el horario de biblioteca, además del ojito derecho del profesor de lengua y literatura).

Recuerdo que, junto a la colección completa de Los Cinco de Enid Blyton, series como Gran Angular de SM o Periscopio de Edebé, eran algunos de mis mayores "camellos" de droga impresa. Cada visita a un hipermercado o a la FNAC (¡el paraíso!) era aprovechada por mí para escabullirme hábilmente hacia la sección juvenil y más hábilmente aún para sacarle a mi madre las ochocientas o mil pesetas que por aquel entonces costaba uno de aquellos libros.

Fue en una de aquellas escapadas donde, vaya usted a saber por qué, escogí de entre decenas de títulos El Príncipe de la Niebla, cuya lectura me atrapó de tal forma que a la siguiente ocasión ya me había convertido en un fan del autor y corrí derecho a por El Palacio de la Medianoche. Hay que decir que no me gustó tanto como el primero (la India siempre me ha parecido un mal lugar para ambientar una novela) y mi fanatismo ruizafoniano desapareció rápido.

Fui creciendo, otros autores me fueron llevando, y Ruiz Zafón se convirtió en un buen recuerdo más en los estantes de mi juventud. Por supuesto, eso sí, cuando varios años después apareció la obra que le convertiría en lo que es, me apresuré a "pedírsela a los reyes", pero tengo que reconocer que nunca releí las anteriores.

Ahora han aparecido de nuevo, reunidos en el volumen "La Trilogía de la Niebla", junto con una tercera narración: Las Luces de Septiembre. De momento
el príncipe me ha vuelto a enganchar como hace más de quince años... ¿qué ocurrirá con las otras dos?

Lo escribió Arkanus a las 10:25 p. m. |
25/10/08

Naturalidad

Albacete, noche de viernes, 3:00 AM.
Lugar: Cruce de dos calles. Un amigo y yo en el coche. Conduzco yo. Me toca ceder el paso, a lo lejos viene un coche, pero yo pego un frenazo.

Él: Te daba tiempo, ¿para qué paras?
Yo: ¿No has visto qué coche viene?
Él: Sí, un coche de policía. Actúa con naturalidad.
Yo: Eso he hecho.
Él: Pues parece como si tuvieras miedo.
Yo: Claro, ¿es que no es eso lo natural?

Lo escribió Arkanus a las 1:52 p. m. |

Leo en el periódico que los distintos ministerios de nuestro gobierno han entrado en una especie de competición por demostrar quién es menos sexista, ante la mirada férrea e inquisitorial de Su Igualitariedad Bibiana Aído.

Parece que en los presupuestos generales del estado para 2009 se incluirán importantes partidas económicas para conseguir de una vez por todas una absoluta paridad. Una vez conseguida la igualdad de sueldos, de funcionarios, etc, quieren conseguir la paridad de usuarios. Imagino, por ejemplo, que por la puerta principal de un ministerio no podrán pasar dos hombres a la vez, sino que tendrán que alternar estrictamente hombre-mujer-hombre-mujer...

Como organizar tanta paridad cuesta dinero (ha habido que crear hasta un ministerio nuevo, figúrense), y además estamos en crisis, ha habido un ministerio que ha tenido que recortar sus gastos. Y ese ministerio ha sido el de Educación, que pasa de 11,5 millones de euros a 10,6 (es decir, la nadería de casi un 10% menos de dinero para la enseñanza pública). Así se combate el fracaso escolar, si señora. Luego se quejan de que la gente elija colegios y universidades privadas.

Y eso sin contar el gasto extra que supondrá reformar, por ejemplo, las bibliotecas de las guarderías, donde habrá que contar el cuento de Blancanieves la transexual y los 3'5 enanitos y 3'5 enanitas(que volverán de la mina cantando eso de "Aidó, Aidó, te vamos a igualar"). Eso sí, de "Caperucito y la loba" mejor no digamos nada, que eso de loba tiene unas connotaciones machistas que pa' qué.

Lo escribió Arkanus a las 12:16 p. m. |

Iker Jiménez nos regaló hace poco una joya de su incontestable rigor científico a la hora de investigar las fotos que le envían. Mostró en antena una de un grupo de la Ruta Quetzal 1998 frente a la catedral de Cuenca, en la que aparecía, medio camuflado en las columnas, un personaje de aspecto un tanto extraño.

El gran periodista se dio cuenta de que la imagen mostraba nítidamente a una persona vestida de negro, con volumen completo, sin apariencia de retoque... y en lugar de suponer, como cualquiera, que se trataría de algún personaje más o menos despistado que se coló en la foto, empezó a elucubrar sobre moda clerical del siglo XII y otras estupideces. "En cualquier caso -concluía el análisis- irradia algo siniestro".

Qerido Iker, majete: el misterioso personaje no es otro que nuestra querida Remedios (conocida por mal nombre como "La E.T."), entrañable mendiga habitual del paisaje de la catedral conquense. Un poco rara sí que lo es, la pobre, pero de ahí a empezar a ver fantasmas donde no los hay, media un abismo.

Lástima que el usuario que colgó el video en youtube lo ha suprimido. Se ve que es un gran admirador de Iker y no le han gustado nuestros comentarios... ¡¡Ay, pardillo, tú si que eres siniestro!!

Edito: Gracias a San Apapucio Bendito, los conquenses se han movido y han recuperado el vídeo en youtube. Efectivamente, Iker, la gente de Cuenca te puede ayudar... a quedar como el perfecto imbécil que eres.

Lo escribió Arkanus a las 2:08 a. m. |

¿Saldrá muy caro contratar un/a licenciado/a en biblioteconomía para que le organice a uno la mesa del despacho?

Lo escribió Arkanus a las 12:37 a. m. |

Que es como se empiezan a guisar las gachas a la antigua. Que se arrime el que quiera. Cucharada y paso atrás, por supuesto. Y de lo demás ya os iré contando.

Lo escribió Arkanus a las 3:52 a. m. |
Subscribe